Pocos saben acerca del sistema de comunicación de los tiburones. Mucha gente se ve atraída por otras características más llamativas como el tamaño corporal y sus técnicas de caza, pero es importante conocer también la manera en la que logran comunicarse con sus semejantes.

La comunicación de los tiburones no es un tema tan extenso como en otros tipos de animales con desarrollos cerebrales más complejos que les permiten emplear distintas formas de comunicación; sin embargo, es interesante tocar el tema en animales tan “silenciosos” como los tiburones que en apariencia, no son capaces de darse entender de ninguna manera.

Recordemos que los tiburones son muy independientes desde que nacen y ni aún siendo crías, mantienen relaciones con sus padres. Su naturaleza depredadora los hace conseguir su propio alimento y resguardo desde que conocen el agua y no esperan ayuda o contacto de ningún miembro adulto.

A medida que crecen tampoco se convierten en seres sociables que disfruten la compañía. Aunque algunas veces se reúnen en grupos sin conflictos, los tiburones son capaces de resolver sus propias necesidades, existan o no, otros individuos a su alrededor. Por todo ello, es quizá que su forma de comunicación es algo limitada y desconocida.

No son animales muy expresivos que hagan gesticulaciones o puedan proyectar algún tipo de emoción como tristeza, alegría o miedo tal como los primates. No suelen aprender acrobacias o lenguajes sofisticados como los delfines, ni tampoco generan ondas por medio de cantos como las ballenas, pero sí hay ciertos movimientos que pueden informar algunos aspectos de su comportamiento.

Formas de comunicación de los tiburones

Agresión

La agresión se considera un acto comunicativo en el que el tiburón puede dar a entender tres cosas: hambre, curiosidad o molestia. Una mordedura puede ser señal de curiosidad ante un elemento desconocido. Si le agrada y es momento de la comida, es seguro que volverá por más; si no, se alejará a buscar mejores opciones. Claro que esta acción es bastante sangrienta y es por ello que suelen verse como animales despiadados, cuando realmente lo único que hacen es sostener, cortar o desmembrar con la única herramienta que tienen: la mandíbula.

Pero no siempre la mordedura es su primera opción. Algunas veces golpean a la presa y después encuentran el ángulo perfecto para hacer uso de los dientes. Otras veces solo muerden o golpean y se van al no encontrar un interés suficientemente atractivo.

Se dice que los tiburones no son territoriales, siempre y cuando no se trate de invadir su alimento porque harán cualquier cosa para protegerlo, pero se han hallado cuerpos sin vida de distintos animales marinos con marcas de heridas enteras realizadas por diferentes especies de tiburón, lo que genera cuestiones del por qué habrá sucedido, ya que si fuera por hambre, grandes trozos de carne habrían sido desprendidos.

En la reproducción sexual también hay agresión comunicativa. La hembra sabe que es sometida y que no debe moverse abruptamente, cuando el macho entierra algunos de sus dientes en aletas o espalda para concluir el apareamiento. Aquí puede cuestionarse si el tamaño de un tiburón es una posible característica que indica a otros tiburones que deben alejarse o mantenerse en sumisión.

Sonidos

Los tiburones no pueden realizar vocalizaciones pero sí tienen las condiciones para producir sonidos, solo que, no existe mucha información al respecto que pueda demostrarlo.

Movimientos corporales

Nadar en círculos. El nado en círculos es muy común de observar en los tiburones. Posiblemente quieran mostrar su territorio, o en el caso de que haya dos o más individuos, quizá sea para identificarse entre sí y conocer rangos.

Golpes con la cola. Algunos tiburones golpean con la cola para cazar, pero se cree también que lo realizan para reclamar una matanza.

Exhibición. Cuando existen dos tiburones de tamaño similar, suelen nadar lentamente uno frente al otro en posición lateral para mostrar su tamaño total y establecer dominio. Con ello, el de menor tamaño suele “respetar” al más grande.

Nado en paralelo. Similar al anterior, algunos científicos creen que los tiburones nadan en paralelo para comparar tamaño corporal, ya que en la naturaleza es común que el animal más grande domine un área.

Ceder el paso. Los tiburones suelen reconocer a aquellos otros tiburones que es mejor no enfrentar. Es por ello que cuando dos o más individuos van a cruzarse por el mismo camino, los más pequeños y pacíficos, girarán hacia otro lado para ceder el paso al tiburón dominante con el fin de que tenga el espacio libre.

Cuerpo encorvado. En repetidas ocasiones se ha observado que los tiburones suelen encorvar su espalda antes de huir ante una amenaza o de atacar. Podrán ser los máximos depredadores del mar, pero en ciertos momentos actúan a la defensiva por temor y por sentirse invadidos.

Elevación aérea. La elevación aérea de un tiburón después de fallar un intento por capturar a su presa, podría ser un acto comunicativo de frustración. Pues lo realizan con la mandíbula abierta y de manera agresiva por fuera de la superficie del agua.

 

 

 

Fuentes

http://www.latam.discovery.com/naturaleza/guia-para-entender-el-lenguaje-corporal-de-los-tiburones/

https://www.smithsonianmag.com/science/qa-diving-deep-killer-shark-science-shallows-180959530/