La investigación de todo lo relacionado con los tiburones constituye un aspecto positivo resultado de las interacciones con las especies. Los estudios han permitido conocer desde el origen y la evolución hasta las aplicaciones que tienen en diferentes ámbitos de la vida humana.

Es muy difícil tener conocimiento sobre el inicio de las investigaciones, pero al parecer, las investigaciones informales más antiguas se remontan desde tiempos cercanos o anteriores al Renacimiento, cuando las personas suponían que los fósiles de los enormes dientes incrustados en las rocas provenían de dragones y de serpientes.

A partir del siglo XVI surgió un profundo interés por la vida y la historia natural. A partir de entonces muchas personas se dedicaron al estudio de dichos temas y eran llamados naturalistas. Uno de ellos, Nicolaus Steno, desechó la idea renacentista sobre dientes de dragones y los reconoció como dientes de tiburón en 1667.

Hoy en día, la investigación sobre tiburones está ampliamente ramificada. La mayoría se centra en:

-Evolución de los tiburones.

-Descubrimiento y estudio de nuevas especies.

-Biología de los tiburones.

-Aplicaciones a la vida humana a partir del conocimiento de su anatomía, fisiología, comportamiento, etc.

-Conservación de los tiburones.

El cambio más significativo en las investigaciones ha sido la estructura que los conforma. Si antes los naturalistas trabajaban por su cuenta, por encargo de particulares o apoyados por unas pocas personas, hoy los investigadores conforman un grupo muy extenso que trabaja de acuerdo con parámetros científicos y una metodología rigurosa.

Organizaciones gubernamentales, no gubernamentales y países enteros ponen empeño en conocer profundamente a los animales. Ya es habitual que algunos gobiernos establezcan departamentos de investigación en lo referente a la naturaleza que está dentro de los límites de su territorio. Muchas organizaciones son más conocidas por apoyar y financiar investigaciones en pro de la conservación y es frecuente que los investigadores trabajen también en instituciones educativas.

Todos los años salen a relucir nuevas teorías que explican asuntos hasta entonces inescrutables y así la brecha entre tiburones y humanos se hace menos grande. Estas son algunas investigaciones más recientes:

-En 2001, el Doctor Erich K. Ritter (Shark Research Institute, Instituto de Investigación de Tiburones) realizó investigaciones sobre el comportamiento de los tiburones ante la presencia de buzos y los signos comunicativos a partir de un lenguaje corporal. De acuerdo con esto, los tiburones tienen reacciones derivadas del contacto con humanos y son capaces de comunicarlas.

-En 2004, el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Australia realizó investigaciones sobre la población local en Queensland de la especie Carcharias taurus para estimar el impacto de las actividades de buceo y captura incidental, en relación con el Plan de Recuperación de la especie.

-En 2013, el estado de Hawái, Estados Unidos, encargó a un grupo de investigadores indagar las causas de los 5 ataques de tiburones perpetrados ese año, un número que representa la mitad de los ataques en todo el país.

-En 2014 se dio a conocer, a partir de una investigación de la Institución Oceanográfica de Woods Hole, que los tiburones blancos (Carcharodon carcharias) viven más tiempo del que se pensaba. La longevidad de los machos se estima en 73 años, mientras que la de la hembra corresponde a 40 años.

Pese a la cantidad de investigaciones realizadas durante los últimos años, todavía hay huecos que no están tomados en cuenta. Es hecho desafortunado que aún no exista información sobre muchas especies de tiburones y no se conozcan datos sobre sus poblaciones. De hecho, algunos tiburones todavía están en el limbo, desconocidos para la sociedad en general. También hay escasez de información sobre su comportamiento, imprescindible para alejar los muchos mitos que existen sobre su ferocidad.

Las investigaciones son importantes para la comprensión de los tiburones. Es momento de conocerlas y si es posible, apoyar su realización.

STR24