Durante miles de años, se ha considerado a los tiburones animales de gran utilidad alimentaria, comercial y hasta recreativa. La pesca de tiburones es una actividad muy popular alrededor del mundo, con diversos propósitos. Desafortunadamente, la práctica pone en peligro la supervivencia de las especies cuando no se realiza de forma sustentable.

Cada año los seres humanos matan alrededor de 100 millones de tiburones en actividades comerciales y recreativas, lo que incluye el denominado “aleteo de tiburones”. En épocas pasadas, se creía que no eran especies a tomar en cuenta para quienes se dedicaban a la protección y conservación animal ya que no se sabía tanto acerca de ellos en comparación con otros animales y no eran económicamente importantes. Sin embargo, esta concepción ha ido cambiando en vista de la reducción de las poblaciones y de la cada vez mayor demanda de productos elaborados con sus cuerpos.

RAZONES DE LA PESCA DE TIBURONES
-Caza comercial. La carne y otras partes del cuerpo de los tiburones tienen bastante demanda en el mercado. Dado que se venden a precios altos y hasta exorbitantes, los pescadores se ven atraídos por su captura para:

-Obtención de su carne. La carne de tiburón ha sido alimento para los seres humanos desde hace muchísimos años. Es habitual en la dieta de muchas personas pero es posible que algunos no sepan que el pez que comen es un tiburón.

Captura de tiburones.

En Europa, Norteamérica y América del Sur se puede conseguir carne de tiburón en cualquier supermercado, como si se tratara de frutas. Esta tendencia se debe principalmente a que la gente considera al pescado una alternativa a la carne de puerco, res o pollo. En Australia es común comer filetes de tiburón y en muchas partes de Asia, comer tiburón es como comer pollo en América. A menudo la carne es considerada un verdadero manjar.

-Obtención de sus aletas. El “aleteo de tiburón” es una práctica común pero nociva para las especies de tiburones. Consiste en seccionar únicamente las aletas en altamar y arrojar el resto del cuerpo con la posibilidad de que los tiburones mueran desangrados o atacados por otros animales marinos.

En Asia existe una alta demanda de aletas de tiburón pues con ellas se prepara una sopa “milagrosa” y muy cara, que se sirve en banquetes de alcurnia. La situación es grave, pues aunque hay leyes que prohíben la práctica, millones de tiburones son afectados cada año. Y todo por una sopa de la que no se asegura su efectividad.

-Obtención de su piel y su aceite. La piel de tiburón es un material con el que se confeccionan artículos y prendas de vestir. El impacto de la pesca para esto no ha sido evaluado, pero podría representar un peligro. Por otro lado, el aceite del hígado del animal, llamado escualeno, se ha usado desde hace mucho tiempo como lubricante y como materia prima de cosméticos y medicamentos. Lo negativo: se necesitan 3,000 tiburones para producir 1 tonelada de escualeno.

-Obtención de su cartílago. Los productos elaborados con cartílago de tiburón son anunciados como medicamentos o tratamientos en forma de cápsulas o polvo, útiles para tratar diversas enfermedades. Una vez más, no hay evidencia científica de tal afirmación.

-Captura incidental. En ocasiones, los pescadores no tienen la intención de atrapar tiburones, pero de ninguna manera se evita su captura accidental pues pueden quedar atrapados en las redes de arrastre o en los anzuelos con palangre. Esta es una de las principales amenazas de los tiburones y representa una proporción reveladora del número de animales muertos.

-Caza recreativa. Esta actividad no tiene ningún propósito realmente útil, más que el disfrute. También se auspicia bajo el nombre de pesca deportiva y torneo de pesca. Sólo en Estados Unidos, en 2011, cerca de 2.7 millones de tiburones fueron cazados en condiciones de recreación.

CONSECUENCIAS DE LA PESCA DE TIBURONES
La pesca excesiva se traduce en un problema mayúsculo cuando pone en peligro de extinción a las especies. La alta demanda de los productos elaborados con partes de los cuerpos incrementa la práctica de la pesca y cuando las obtenciones son pocas, el precio aumenta. Se convierte en una suerte de círculo vicioso que incide en el medio ambiente de los tiburones pero también en el de los seres humanos, pues los tiburones tienen un papel importante en la cadena alimentaria y su existencia confiere ventajas aplicadas en el mundo humano.

La pesca se ha practicado desde hace muchos años, pero el problema es la pesca excesiva e insostenible. Sin embargo, la situación ha encendido las luces de alarma de los ambientalistas, las organizaciones y los defensores de los animales, que se esfuerzan en mejorar las condiciones de vida de los tiburones.

STR30