Los efectos del temido calentamiento global se resienten en el aire, en la tierra y en el agua. No discriminan áreas de afectación y mucho menos especies, aunque se tratara de los grandes tiburones.

EL PORQUÉ AFECTA A LOS TIBURONES
El calentamiento global es un fenómeno controversial. Muchos científicos arguyen los efectos devastadores que provocaría en el futuro y que ya se están sintiendo en el planeta, pero otros no están del todo seguros. No obstante, el incremento de la temperatura durante los últimos años ha incidido negativamente en el hábitat de los tiburones y pone en peligro su vida.

La relación entre el calentamiento global y los tiburones es indirecta pero segura. El aumento del nivel del mar se produce cuando el agua se calienta por arriba de los 4° centígrados y en tanto la temperatura del aire aumenta, la del agua también, hecho que ocasiona que el agua se expanda y aumente su volumen.

Esto puede no parecer demasiado peligroso para los tiburones, ¿verdad? Pero ¿qué pasa cuando los casquetes y los glaciares polares se derriten? Bien, grandes cantidades de agua dulce se mezclan con el agua salada de los océanos. Esto puede provocar un desequilibrio en la delicada fisiología de los peces, pues pocos pueden tolerar el agua dulce.

Los mares y océanos absorben bastante del dióxido de carbono que se emite a la atmósfera. Consecuencia: acidificación del agua que rompe su nivel normal de PH y que impide la formación y crecimiento de muchos organismos marinos, como los corales.

La cadena alimentaria también se ve afectada por lo anterior. El plancton es consumido por muchas especies marinas y es la base de la cadena, por lo que si el calentamiento global afecta su hábitat por causa de la acidificación deviene una reducción de su población, de los animales que lo consumen y de los que consumen a éstos. Es decir, la cadena se fragmenta y reduce el alimento de los tiburones.

¿UNA CONEXIÓN FUTURISTA?
Recientemente se ha barajado la teoría de que el calentamiento global incide negativamente en el comportamiento de los escualos. Ya que algunas especies viven en aguas frías, el calentamiento los obliga a migrar hacia zonas menos calientes y que posiblemente no sean sus áreas de distribución naturales o temporales. Además, si sus presas habituales se desplazan hacia sitios más frescos, tienden a seguirlas.

En 2001, se reportó un aumento de la cantidad de ataques de tiburones en playas de Estados Unidos. En 2011 también hubo un aparente aumento de ataques a seres humanos en diversas playas del mundo, y algunas personas no tardaron en relacionar las recientes olas de calor con dichas agresiones.

Un año más tarde diversos medios de comunicación informaron que en costas australianas se habían descubierto los primeros tiburones híbridos. Sí, híbridos. Tiburones australianos de punta negra (Carcharhinus tilstoni) se habían apareado con los tiburones de punta negra comunes (Carcharhinus limbatus) para adaptarse a las condiciones de un océano afectado por el cambio climático. Todo ha sido mera suposición hasta ahora, sin embargo.

Quizá la culpa directa de los supuestos ataques masivos de tiburones no es el calentamiento global y seguramente faltan estudios que avalen los pronunciamientos sobre las relaciones tiburones-calentamiento global. Pero una cosa es segura: el aumento de la temperatura de los océanos con su consecuente incremento de nivel del agua y la acidificación, modifica los patrones de migración y de alimentación, cambia las áreas de apareamiento y crianza y afecta la cadena alimentaria; todos estos aspectos suponen un riesgo para la supervivencia de los tiburones.

STR31