Negaprion brevirostris

Las aguas poco profundas de los océanos disimulan a este tiburón caracterizado por el color amarillento de su dorso. Fue descrito por primera vez en 1868 y se le llamó Hypoprion brevirostris pero después se cambió Hypropion por Negaprion.

Es miembro del orden Carcharhiniformes, de la familia Carcharhinidae y del género Negaprion.

DESCRIPCIÓN
Es un tiburón de morfología grande y robusta de hocico más corto que el ancho de su boca. Alcanza una longitud de 2.4 a 3.6 metros y un peso de 90-183 kilogramos siendo la hembra ligeramente más grande que el macho.

Tiene una cabeza plana, 2 aletas dorsales grandes de tamaño similar, 1 aleta pectoral convexa y 1 aleta pélvica con márgenes traseros cóncavos. El lóbulo superior de la aleta caudal es más grande que el lóbulo inferior. Sus pequeños ojos cuentan con una retina que tiene en el centro una banda horizontal útil para dotar de clara visibilidad bajo el agua.

Su nombre común se deriva de la coloración amarilla o amarronada del dorso de su cuerpo. Gracias a esta característica puede camuflarse perfectamente en el fondo del océano de aguas poco profundas.

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT
El mayor número de individuos de esta especie se encuentra en regiones del océano Atlántico pero también se localiza en el océano Pacífico. En la zona Neártica del Atlántico, se distribuyen desde la costa de Nueva Jersey en Estados Unidos, hasta el sur de Brasil, pasando por el Golfo de México y el mar Caribe. Al este se distribuye en torno a las costas africanas de Senegal y Costa de Marfil. En el Pacífico oriental, se localiza desde Baca California en México hasta Ecuador.

Le gusta habitar las zonas costeras en aguas poco profundas. La profundidad habitual en la que se encuentran corresponde a 90 metros. Ocupa áreas rebosantes de manglar, arrecifes de coral y puede vivir en bahías cerradas y hasta cerca de los muelles.

Aunque es una especie de agua salada es posible que deambule cerca de las desembocaduras de ríos. Su capacidad de adaptación le permite soportar aguas profundas con poco oxígeno.

ALIMENTACIÓN
Se cree que los tiburones son depredadores oportunistas, pero el tiburón limón desmiente esta creencia. Este carnívoro demuestra tener preferencia por ciertas presas y por el tamaño de éstas, así que su alimentación es selectiva. En resumidas cuentas, suele “escoger” a los animales menos rápidos y de tamaño mediano.

Su técnica de caza consiste en acosar a las presas después de detectarlas. Se acerca rápidamente a ella y antes de establecer contacto físico, frena repentinamente. Después la golpea, la sujeta fuertemente por la cabeza y la agita repetidas veces hasta que consigue arrancar trozos de carne.

Sus presas favoritas son peces óseos, moluscos y crustáceos. Ocasionalmente atrapa aves marinas e incluso otros tiburones pero de tamaño reducido.

COMPORTAMIENTO
El tiburón limón puede ser solitario o bien, manifestar un comportamiento social agregándose a grupos de hasta 20 miembros de acuerdo con el sexo y el tamaño. La interacción social y la vida en grupo parecen mejorar los procesos comunes de cortejo, comunicación, depredación y protección. Del mismo modo, las crías tienen mayores posibilidades de supervivencia cuando viven junto con otros tiburones pequeños.

Los estudios del cerebro de Negaprion brevirostris demuestran que la especie tiene una marcada inclinación por el deseo de interacción social, de cooperación y de establecimiento de jerarquías de dominancia y relaciones sociales estables. También exponen una capacidad de aprendizaje a partir de tales interacciones.

Es un animal activo durante el día aunque prefiere descansar en silencio en los fondos oceánicos. Suena extraño, pero esta actividad requiere más energía que nadar ya que se necesita mucho esfuerzo para bombear el agua a través de las branquias y no hundirse. Su actividad se incrementa durante las noches y las mañanas.

HÁBITOS REPRODUCTIVOS
Este tiburón vivíparo alcanza la madurez sexual alrededor de los 6.5 años de edad. Los embriones se desarrollan dentro de la madre y se alimentan de los nutrientes del saco vitelino.

Previo a la gestación, los tiburones se aparean durante los meses de primavera y verano. La fertilización es interna y las heridas en las aletas pectorales de la hembra indican que el macho la muerde para sujetarla e insertar el clasper. Al parecer, la hembra almacena dentro de sí el esperma de varios machos por lo que existe competencia espermática. Por eso una sola camada puede tener paternidad múltiple.

El período de gestación dura entre 10 y 12 meses. La hembra da a luz unas 4-17 crías y después espera 1 año para volver a tener descendencia. Mientras tanto, los nacidos permanecen en áreas de cría hasta que miden 90 centímetros de longitud.

AMENAZAS Y CONSERVACIÓN
Comparte algunas amenazas con otras especies de tiburones, y es que su carne, su hígado, su piel, y sus aletas son elementos muy apreciados en los ámbitos gastronómico y medicinal. Por eso existe una intensa pesca comercial y recreativa que incide negativamente en la supervivencia de las poblaciones. Por otra parte, corre peligro cuando su hábitat de manglares y aguas poco profundas son devastados por actividades humanas, principalmente por la edificación de diversas estructuras.

No se considera una especie en peligro de extinción pero sí “Casi Amenazada” (Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Al respecto, no existen planes ni programas específicos para su conservación pero goza de cierta protección del Plan de Acción Internacional de Naciones Unidas para la Conservación y Ordenamiento de los Tiburones.

STR10